Humedades en Edificios: condensaciones, roturas y otros problemas

humedades en fachadas de edificios

Analizar el problema de las humedades en fachadas de edificios

Es preciso previamente comprender los mecanismos por lo que el agua tiende a penetrar y moverse en los materiales. Si se llega a alcanzar cierta naturalidad respecto al comportamiento hídrico de los materiales.siempre será posible estudiar una nueva solución constructiva, o ser capaces de interpretar un problema que no aparece descrito en la mayoría de tratados. Es importante por lo tanto, llegar al convencimiento de que no existen recetas previasa la hora de diagnosticar una patología producida por el agua en los edificios. Hay muchos ejemplos que nos permitirían ilustrar esta afirmación:

La evaporación de agua que atraviesa una solera de un edificio

Puede no ser detectada originalmente como tal, y dar lugar a condensaciones en otros puntos de un local.

La utilización de las nuevas carpinterías en las fachadas del edificio

Mucho más estancas al aire, es frecuente causa de problemas de condensación en viviendas de construcción tradicional, que hasta entonces no habían presentado este tipo de lesiones. Esta patología es consecuencia de no estimar adecuadamente el papel difusor de vapor que se produce a través de las rendijas de ventana, y por ello no complementar el cambio con un refuerzo de la ventilación artificial.

Mira este post relacionado  Instalaciones de agua en edificios y bajantes

En general, no es bien conocida la denominada humedad de equilibrio de un material en la fachada del edificio

Cómo ésta se ve alterada por la presencia de algunas sustancias, modificándose el comportamiento frente al agua del material; resulta así que se proyectan intervenciones de rehabilitación, apoyadas en una errónea estimación de que los materiales envejecidos van a reaccionar frente a la humedad igual que los de reciente fabricación. Al actuar así, es posible que se observe con perplejidad cómo un muro en el que no existe fuente importante de humedad desde el terreno presenta una mancha similar a la de una patología importante de ascenso capilar, que no responde a los  tratamientos de libro.

tipos de humedades en fachadas de edificios

Tipos de humedades en edificios

La fachada, como elemento fundamental de la envolvente del edificio, actúa como barrera protectora de las inclemencias atmosféricas y, por tanto, sufre, como una de las agresiones físicas más importantes, la del agua de lluvia.

Ello provoca, evidentemente, un intento de filtración del agua que produce humedades de filtración como lesión más frecuente:

  • Humedades de microcapilaridad
  • Filtración de humedades
  • Humedades de condensación
  • Humedades accidentales

A continuación, vamos a ver cada uno de los tipos de humedades de edificios de manera individual:

humedades por filtraciones en paredesHumedad de filtración

La humedad de filtración es la que aparece como consecuencia de la penetración de agua desde el exterior hacia el interior del cerramiento, produciendo las siguientes manchas (Fig.1).

Dicha filtración será mayor en los casos de presión hidrostática de agua sobre el cerramiento (jardineras) pero lo corriente es que aparezca sin necesidad de dicha presión y con la simple presencia de la absorción del agua de lluvia, incluso en las primeras fases de mojado y saturación.

Humedades de microcapilaridad

La humedad capilar es aquella que aparece en los cerramientos como consecuencia de la ascensión del agua contenida en el terreno, bien por nivel freático, bien por filtración en el mismo del agua de lluvia o de riego.

Mira este post relacionado  Rehabilitación de Barandillas

Pero este tipo de humedad es el que se estudia en las partes enterradas en los edificios. En las fachadas, nos preocupará más la que podríamos llamar humedad de microcapilaridad (fig. 3) y que podemos considerar aquí como una variante de las filtraciones. Entiendo por tal aquella que aparece en los paños verticales.

Humedades de condensación

Designamos así a la aparición de humedad en un cerramiento como consecuencia de la condensación del vapor de agua que tiende a atravesarlo por alcanzar en algún punto de su recorrido la temperatura de saturación o de rocío (tr) que, como sabemos, está en función de la presión de dicho vapor de agua (Fig. 4).

Humedades accidentales

La humedad accidental aparece cuando alguna conducción de agua sufre una rotura, provocando el paso del líquido al cerramiento que lo contenía o que estaba próximo. Este tipo de humedad como lesión es, quizá, la más clara desde el punto de vista del proceso patológico.

Condensaciones y roturas en fachadas de edificios

condensaciones en edificios

Condensación higroscópica

Cuando la causa fundamental es la presencia de sales higroscópicas en el interior de los poros del material. Se trata, por su localización, de una condensación intersticial pero conviene distinguirla de ésta a los efectos de su reparación, ya que no nos preocupará tanto el aislamiento o la presión de vapor de agua como la eliminación de las sales higroscópicas.

Condensación superficial interior

Cuando se produce en la cara interior del cerramiento al ser la temperatura superficial de ésta inferior a la de rocío (ti<-tr). Como sabemos, este caso se produce, sobre todo, por un aumento exagerado de la presión de vapor en dicha superficie, lo cual, a su vez, puede deberse, bien a la alta producción de vapor en el local en cuestión (baños, cocinas, etc…) bien a la impermeabilidad del material acabado superficial interior del cerramiento.

Mira este post relacionado  Mecanoviga, refuerzo de estructuras

Rotura del conducto por sobretensión

En el mismo debida a cambios dimensionales. El esfuerzo que la provoca suele ser, tanto de tracción como cortante. Así, debido a los cambios de temperatura que sufren las conducciones (sobre todo, las que tienen alternancia de temperatura en su fluido: calefacción, agua caliente)

Rotura por acción mecánica

Sobre el conducto. Debemos incluir aquí el conjunto de acciones exteriores, normalmente puntuales, provocadas por el uso (o mal uso) del edificio y su entorno. Así, consideramos, desde las obras de reparación o de mantenimiento en el propio edificio o su entorno (incluso en el propio cerramiento) que producen golpes de piqueta que provocan la rotura del tubo, inmediata o retardada.

Otros problemas asociados al paso del tiempo en fachadas

Corrosión en elementos metálicos

De los conductos metálicos, que puede ser debida a varios factores. Al propio fluido que discurre por su interior por la llamada corrosión por inmersión, ayudada, en la mayoría de los casos, por la composición química de dicho fluido y por posibles defectos de producción del conducto. A la aparición de pares galvánicos en el conducto, bien en su encuentro con otros elementos metálicos, bien en abrazaderas y sujeciones, bien incluso, debidas a los álcalis y ácidos contenidos en el material constitutivo del cerramiento que lo alberga.

Puntos conflictivos

Al ser las fachadas elementos muy expuestos a las inclemencias atmosféricas y estar constituidas por multitud de componentes, con gran cantidad de cambios de plano, no es extraño encontrarnos con un número elevado de puntos conflictivos. No obstante, para su estudio los podemos agrupar en siete básicos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados