Qué son los aplacados de piedra natural y donde se usan

https://fachadasbarcelonarehabilitacion.es/wp-content/uploads/2018/10/aplacados-de-piedra-natural.jpg

Aplacados de piedra natural: Qué son y dónde se usan

Los revestimientos o aplacados de piedra natural, son elementos que tienen una funcionalidad de decoración o para aislar.

Podría decirse, que sustituye a la mampostería tradicional, su uso esta, cada vez más extendido, debido a la evolución de las técnicas de sujeción.

La piedra natural se usa en multitud de edificios como revestimiento de fachadas de exterior, logrando un acabado de mucha dureza y calidad.

Tres son los aspectos básicos que han de considerarse al decidir el recubrimiento exterior de la fachada con aplacados de piedra, para evitar que aparezcan problemas:

En primer lugar:

La elección de la piedra, que debe ser una piedra dura, resistente al desgaste de elementos climáticos y a los factores propios de la contaminación del medio ambiente.

En segundo lugar:

Hay que considerar la unión o sujeción de las piedras en la fachada, que puede ser mediante morteros, resinas o anclajes con tacos o bien piezas metálicas para su unión a las fachadas.

En tercer lugar:

Tiene que considerarse que los materiales sufren dilatación y se encogen debido al calor o el frío, por lo que siempre hay dejar una separación entre las placas para que puedan tener una pequeña dilatación.

La elección acertada del material del aplacado, sujetarlo adecuadamente y realizar convenientemente el mantenimiento y conservación aconsejada garantizará su duración y seguridad para los transeúntes y vecinos.

¿Qué se puede hacer cuando ya se ha producido la humedad?

Cuando el agua ya ha entrado en el parking o sótano, primeramente se pueden usar técnicas para canalizar y extraer el agua que pueda entrar mediante el empleo de bombas. Cuando se produce la avería de las bombas de extracción tiene como consecuencia la inundación del sótano, por tanto es aconsejable un sistema de bombeo con un buen mantenimiento que halla siempre una bomba de reserva para evitar cualquier percance.

COLOCAR SIN CAMARAS DE AIRE

Se suele usar en muros de poca altura, no más de 6 m, aunque lo más recomendable, es no superar los 3 m.

Entre el aplacado y el soporte, dejaremos un espacio que no supere los 3 cm que se rellena con mortero.

Para mayor seguridad, se tiene que utilizar grapas que se tapan con mortero y se anclan al muro de tocho o de hormigón.

LA COLOCACION CON CAMARA DE AIRE

Se crea una cámara de aire, entre el aplacado y la fachada del edificio lo que permite una buena ventilación de la piedra.

La cámara, debe tener como mínimo, una anchura de dos veces y media el espesor de la piedra.

Los anclajes, es muy aconsejable que sean de acero inoxidable, rechazando elementos galvanizados, cuya durabilidad es mucho menor.

En zonas con mucha contaminación y de costa, esta todavía es más aconsejable.

LAS PLACAS DE PIEDRA NATURAL

Cuando el aplacamiento, se hace sin cámara de aire el espesor de las piezas es inferior a cuando hay cámara de aire.

Este es un grosor teórico pero en la realidad, se suele ver superado por razones de seguridad, de tal forma que se utilizan grosores de 3 cm, cuando el anclaje es de bulón.

También se ve incrementado el grosor, por motivos de durabilidad, en zonas con hielo o muy contaminadas, donde el material se deteriora con mayor facilidad.

Los comentarios de esta entrada están cerrados